Casa ecológica y además… ¡barata!

22 04 2010

Laura Plitt, BBC Mundo

De plástico, de vidrio, de uno, de dos litros y hasta de 600 mililitros. Todas las botellas le sirven a la boliviana Ingrid Vaca Diez para llevar adelante un proyecto ecológico y social que empezó hace casi siete años y hoy, gracias a las redes sociales, se ha extendido a una serie de países del continente americano.

Con las botellas y otros materiales en desuso -que en muchos lugares terminan en la basura a falta de un sistema apropiado de reciclaje-, Ingrid construye viviendas ecológicas para familias de bajos recursos.

Ya son seis las casas que esta arquitecta autodidacta (su verdadera formación es como abogada) levantó en su país, en la localidad de Warnes, en Santa Cruz de la Sierra. Ahora -después de visitar Uruguay, donde ofreció una charla sobre su método de trabajo- se encuentra en Argentina levantando la primera casa de botellas en la ciudad de Roldán, en la provincia de Santa Fe.

Ingrid viajará en mayo a Haití, invitada por la Organización de Estados Americanos (OEA), para participar en los esfuerzos de reconstrucción del país, que quedó devastado tras el terremoto del 12 de enero.

Fiesta

Con la ayuda de la comunidad, a la que Ingrid le enseña la técnica de construcción, una casa se levanta -cuando las botellas están llenas- en 15 días.

Y a pesar de que el trabajo es duro, el ambiente se parece más al de una fiesta: todos los vecinos, incluso los niños, participan en la obra. Los curiosos que se acercan a mirar, pueden comprar comida casera que preparan los lugareños para la ocasión y artesanías hechas con botellas plásticas y otros productos desechables que Ingrid les enseñó a hacer para que aquellos que carecen de recursos puedan ganar un poco de dinero.

Por eso Ingrid pone énfasis en los dos aspectos que caracterizan su trabajo: es un proyecto ecológico porque saca de circulación materiales que de otro modo contaminarían el planeta y enseña a cuidar el medio ambiente, pero es también un proyecto social porque ofrece una vivienda digna a los más pobres y fomenta la solidaridad y los lazos dentro de la comunidad.

Aquellos que estén interesados en saber más o contribuir con el proyecto Ecocasas Sociales de Botellas pueden enviar un correo a ingridvacadiez@hotmail.com o visitar la página http://www.casasdebotellas.com





El mundo apaga las luces en La Hora de la Tierra

22 04 2010

Reuters

Edificios como la Opera House de Sidney, la Ciudad Prohibida de Pekín y la Torre 101 de Taipéi quedaron a oscuras el sábado cuando los países apagaron las luces para celebrar La Hora de la Tierra 2010, en un llamado de acción contra el cambio climático.

El simbólico apagón de una hora, que se realizó por primera vez en Sídney en el 2007, se ha convertido en un evento anual global y los organizadores, el fondo para la vida silvestre World Wide Fund for Nature, dijeron que esperan que la de este año haya sido la mayor hasta el momento.

Las remotas Islas Chatham fueron las primeras de más de 100 naciones y territorios en apagar las luces a las 20.30 hora local, en un evento que finaliza 24 horas después en Samoa.

La pequeña Tuvalu, que teme ser borrada del mapa debido al creciente nivel del mar, prometió cortar la energía a sus nueve atolones del Pacífico y pidió a los propietarios de automóviles y motocicletas que no los utilizaran, dijo WWF.

En el extremo sur de la Antártida, la estación de investigación de Australia prometió bajar las luces.

A medida que la hora del apagón se movía a través del mundo, el Big Ben de Londres y la Torre Eiffel y el Arco del Triunfo en París se unieron al evento. En Nueva York, los edificios Empire State y Chrysler también apagaron las luces, así como el distrito de Times Square y el edificio de las Naciones Unidas.

“Mientras vemos las luces apagarse de continente en continente, reflexionemos sobre la fragilidad y la importancia de nuestra herencia natural y la promesa de protegerla para un futuro sustentable para todos”, dijo el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon en un comunicado.

El cofundador del evento Andy Ridley dijo a Reuters que 126 países y territorios se habían adherido al apagón hasta el momento, con miles de eventos especiales programados.

Los organizadores estimaron que el año pasado entre 500 y 700 millones de personas participaron del evento. La organización WWF dijo en su sitio de internet que estimaba que este año participaron 1.000 millones de personas, 1.000 ciudades y 100 monumentos históricos mundiales.